Cómo abrir un sobre iHam

Tendrás que decidir de qué escuela eres.

Como el eterno debate sobre la tortilla de patata con o sin cebolla, a la hora de abrir un sobre de jamón o de embutido envasado al vacío, como los nuestros iHam, debes saber que hay dos grandes escuelas.

LA ESCUELA DE LOS IMPACIENTES

Esta es sin duda la nuestra. La podríamos llamar la escuela de los aguafiestas porque utilizamos agua y nos gustan las fiestas pero no, los tiros no van por ahí. Somos más bien la escuela de los impacientes.

En nuestro caso no importa si nuestro aperitivo o cena está programada hace días o si, por el contrario, estamos improvisando. Este es un método muy particular y tiene que hacerse muy bien.

Este método consiste en sacar el sobre de la nevera y, antes de abrirlo con unas tijeras o cuchillo, ducharlo o bañarlo durante unos 30 – 40 segundos con agua tibia (no demasiado caliente), de manera que demos un golpe de temperatura al producto de una manera rápida, y a través del envase.

Acabado el baño, abrimos el sobre, sacamos la bandeja con el producto, volcamos el producto sobre el plato y, si lo hemos hecho bien, las lonchas estarán a temperatura ambiente y comenzando a sudar, que es exactamente lo que andamos buscando.

Es entonces el momento de acabar el trabajo, asegurándonos que colocamos las lonchas sobre el plato con nuestras manos limpias o con unas pinzas de bambú, mejorando la presentación para que quede impecable. Este último toque es, por cierto, mucho más fácil de hacer con porciones de 50 grs que de, por ejemplo, 100 grs.

LA ESCUELA DE LA PARSIMONIA

A esta extraña escuela pertenecen aquellos que parecen poseer el tiempo y no les preocupa esperar 45 minutos a que el producto coja la temperatura adecuada y comience a sudar.

Siguiendo el método de la parsimonia, la mecánica es bien sencilla. Se saca el sobre de la nevera, se abre el sobre, se saca la bandeja con el producto, se vuelca el producto sobre un plato y se deja reposar a temperatura ambiente durante unos 40 – 50 minutos (dependiendo de la temperatura ambiente) hasta que el producto vaya cogiendo temperatura, y la grasa comience a sudar.

Incluso a los seguidores de esta corriente tan tradicional, de manera opcional, les recomendamos que una vez que el producto obtenga la temperatura correcta y de la misma manera que hemos hecho los impacientes, acaben el trabajo colocando las lonchas sobre el plato para mejorar la presentación.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *